30 mayo, 2017

Testimonios de la guerra perpetrada contra Siria. La verdad os hará libres, la fraudulenta prensa occidental no.


Sirias cuentan la verdad de los "Rebeldes Sirios" en un debate del programa australiano 'Insight'




Eva Barlett desmonta ante la ONU las mentiras occidentales contra Siria 



Misionera en Siria relata la verdad acerca de la "Oposición Siria"



Alepo antes...                                           y después




Calles de Alepo


Información relacionada:

29 mayo, 2017

Los estibadores son la excusa, el objetivo son tus derechos.

Los estibadores son el nuevo colectivo denigrado para ser expoliado de sus derechos. Antes lo fueron los controladores aéreos, los profesores, los funcionarios, los mineros, los basureros de Málaga, los conductores de Metro, los transportistas, los maquinistas de Renfe.



27 mayo 2017

El uso del término «privilegio» es habitual en la patronal y sus acólitos mediáticos en cada conflicto laboral y negociación. Su objetivo es enfrentar a los trabajadores y enseñar a los que peores condiciones tienen que no deben defender a sus compañeros de clase, porque ellos viven mucho mejor. Así se aísla al colectivo en conflicto y es más fácil privarlo de sus derechos adquiridos para equipararlo con los que menos tienen. Es una táctica conocida de atomización de los trabajadores, separar para laminar. Todos iguales, pero por abajo.

En el año 2013, en plena ofensiva del gobierno y patronal contra los derechos de la clase obrera, Juan Rosell, presidente de la CEOE, dio una master class de esta forma de proceder. Rosell propuso para combatir la dualidad del mercado laboral eliminar los «privilegios» de los contratos indefinidos: «¿Estarían dispuestos los trabajadores fijos a aceptar estas nuevas condiciones en beneficio de los que tienen contratos temporales nuevos? Sería un experimento importante, pero no creo que lo aceptaran. Creo que esto es Alicia en el país de las maravillas», dijo el jefe de la patronal. Enfrentar a los trabajadores con contratos indefinidos con los que tienen derechos adquiridos para crear la falsa ilusión de que su problema no es la patronal, sino sus compañeros con un contrato de mejor calidad.

Esperanza Aguirre utilizó el mismo plan contra los trabajadores públicos para justificar su plan de recortes del año 2011. En una escalada dialéctica que se llevó por delante a todos los empleados del sector público, calificó de «privilegios» que los funcionarios cobrasen el 100% del sueldo al enfermar. Ya no hay de qué preocuparse: gracias a la campaña y a la falta de solidaridad ya no es un problema. Hoy en día ese derecho ya no existe. El discurso que denomina privilegios a los derechos adquiridos para enfrentar a un colectivo en concreto y que sólo persigue mermar las condiciones de toda la clase obrera no es nuevo, de hecho es tan antiguo como el movimiento obrero. Desde que hay un trabajador organizado para mejorar sus condiciones hay un patrón, un burgués, o un escribiente a sueldo que enarbola la palabra «privilegio» para combatirlo.

El diario El Liberal publicó en 1868 un folletín de Jose María del Campo, un plumilla preocupado por los inicios del movimiento obrero, que advertía a los conservadores y capitalistas del tiempo que se avecinaba con las exigencias proletarias:
«Los obreros estamos divididos en categorías como todas las clases sociales. No hagamos mistificaciones, y no engañemos a los demás, engañándonos a nosotros mismos. Hay el jornalero del campo, el peón agrícola que se alimenta con gazpacho o pan solo malo y escaso, duerme sobre el duro suelo y vive constantemente a la intemperie; y hay el jornalero de ciudad, que duerme en colchón y bajo el techado junto a su familia y pasa algunos ratos en la taberna, si es que no se permite ir al café o al teatro alguna vez; y hay el obrero que va de francachelas frecuentes y asiste a lidias de toros; y hay obreros también que trabajan en templadas aunque estrechas habitaciones y huelgan todas las fiestas, y se permiten gastar bota de charol y camisa bordada… Ya sé yo que también hay clases privilegiadas entre los trabajadores, y que si los más desgraciados llegan a pensar seriamente en esto, van a decir que ellos se contentarían con dormir bajo techado y disponer de un par de reales para gastar los domingos. Otros, en fin, quisieran ser amos y mandar, y tener una casita propia y cómoda, y a ser posible hasta tener un cochecito propio para visitar los domingos el cortijo o el chalet, como dicen los ricos… ¿Qué es lo que queremos? ¿Qué debemos pedir? ¿Sólo el alimento diario? ¿Aumento de salario? Yo bien sé lo que queremos todos, trabajar poco y tener mucho dinero.»
En nuestro tiempo los estibadores son el nuevo colectivo denigrado para ser expoliado de sus derechos. Antes lo fueron los controladores aéreos, los profesores, los funcionarios, los mineros, los basureros de Málaga, los conductores de Metro, los transportistas, los maquinistas de Renfe. A todos les une lo mismo, son colectivos organizados defendiendo sus derechos y con fuerza para doblegar a la patronal. No son sus privilegios, son tus derechos. Los de todos los trabajadores.

Los estibadores, el nuevo objetivo

El lema de los estibadores destila agresividad, es duro, vehemente y no deja atisbo para la mesura. Estiba o muerte. Una proclama que algunos utilizan para atacar la violencia de los trabajadores que la enarbolan en cada asamblea en la que se deciden si van a la huelga contra la patronal y el gobierno, que son todo uno. Lo que trasciende del lema no es más que una evidencia que conocen todos los que tienen un empleo como el suyo. Conviven con la muerte, con la incertidumbre de una labor que se desarrolla bajo contenedores de 10 toneladas o sobre pilas de estos de más de 30 metros de altura. Pero no es sólo un lema que apele a los riesgos de su trabajo, sino que incide en lo que significa para los trabajadores su empleo. No es retórico establecer la dicotomía sobre el trabajo o la muerte.

Cualquier obrero sabe que el único patrimonio que tiene es su trabajo. Y como mejor se defiende es en compañía, con la solidaridad del resto de compañeros de tajo, y de clase. Eso lo saben los que durante años han visto la lucha obrera como el mayor enemigo de la patronal, porque lo es. Atacar la unión de los trabajadores es uno de los mayores objetivos de las oligarquías. Sin unión, el trabajador es vulnerable.

Jonathan, «Chinin» para los compañeros, es un joven estibador que lleva diez años trabajando como operador de grúa en el puerto de El Musel, Gijón. Nos reunimos con él en una terraza cercana a la Casa del Mar al final de su jornada, nos saludamos y al momento nos interrumpe una llamada: «Perdona, estamos organizando unos cursos de operario de grúa y estaba hablando con una compañera para darle información». La conversación sobre las negociaciones no aporta mucha información, están en plena discusión y no quiere avanzar nada, prefiere ser prudente. Le preguntamos sobre el hecho de que en los medios les llamen privilegiados: «Mira, la gente que habla en televisión tiene mucha voz, pero eso no nos preocupa, nosotros nos movilizamos por nuestro trabajo. Lo que tenemos, si es mucho o poco, nos lo hemos ganado juntos, peleándolo, y eso vamos a seguir haciendo. Lo que digan en la tele me preocupa poco».

Se une a nosotros la compañera de tajo de Chinin, para hablar con él del curso de operario de grúa. Claro que hay mujeres en la estiba. El machismo es sólo otra excusa que usan para quitarles los derechos adquiridos. Las trabas que las mujeres tienen para entrar en Algeciras sólo les han importado a unos pocos, a los mismos que ahora defienden a los estibadores. Terminamos la conversación y se quedan al final de su jornada organizando un curso para seguir formándose.

Los trabajadores de la estiba han pospuesto las jornadas de huelga planteadas tras la aprobación del Real Decreto Ley, después de que las negociaciones con la patronal ANESCO hayan sido esperanzadoras y les permitan augurar que sus puestos de trabajo y las condiciones se mantendrán. La equiparación de la huelga con el chantaje, que los medios plegados a la patronal hacen de las movilizaciones para enfrentar al resto de trabajadores con los estibadores, ha vuelto a quedar en evidencia. Nadie hace huelga si no ve atacados sus derechos, o si no la necesita para mejorar sus condiciones de trabajo. Es la herramienta de defensa de la clase obrera, de protección de sus intereses. Por eso es denostada de forma continua.

Estiba o muerte no es más que un modo de explicar de forma combativa que la estiba es tu pan, que sin estiba hay hambre, algo que sabe cualquier colectivo de trabajadores organizados. El pan se defiende, el trabajo se defiende. No hay alternativa para quien sólo tiene lo que le dan sus manos. No debiera haber alternativa para el resto: solidarizarse con cualquier colectivo que lucha por su situación, porque los derechos de un sólo trabajador son los de todos. Los estibadores luchan por sus condiciones y las nuestras, su victoria será la de toda la clase trabajadora. Cuando un colectivo pierde sus derechos los estamos perdiendo el resto. Carolina Alguacil escribió hace 12 años en El País una carta al director en la que se quejaba amargamente de las condiciones laborales de toda una generación, «Yo soy mileurista», decía. Nadie se atrevería en 2017 a escribir una carta quejándose por cobrar mil euros al mes, sería un privilegiado.

Antonio Maestre


28 mayo, 2017

El muchacho indefenso - Bertolt Brecht


   Un transeúnte preguntó a un muchacho que lloraba amargamente cuál era la causa de su congoja.
   —Había reunido dos monedas para ir al cine —dijo el interrogado—, pero se me ha acercado un chico y me quitó una —y señaló a un chiquillo que estaba a cierta distancia.
   —¿Y no pediste ayuda? —preguntó el hombre.
   —Claro que sí —replicó el muchacho, sollozando con más fuerza.
   —¿Y nadie te oyó? —siguió preguntando el hombre, al tiempo que lo acariciaba tiernamente.
   —No —gimió el niño.
   —¿Y no puedes gritar más fuerte? —preguntó el hombre.
   —No —replicó el chico, mirándolo con ojos esperanzados, pues el hombre sonrió.
   —Entonces, dame la que te queda —dijo el hombre, y quitándole la última moneda de la mano, prosiguió despreocupadamente su camino.

26 mayo, 2017

Temer ya no les sirve - Alfredo Serrano Mancilla


Michel Temer, el ejecutor del golpe contra Dilma Rousseff, con Lilian Tintori, activista opositora de la extrema derecha venezolana.

En los golpes del siglo XXI en América Latina han cambiado mucho las cosas. El nuevo formato ya no tiene una cara visible militar. Estos nuevos golpes son parlamentarios, con el poder judicial-comunicacional-económico haciendo su trabajo. Sin embargo, esto no es lo único novedoso.

El otro aspecto crucial, que quizás haya pasado más desapercibido, es que estos nuevos golpes siempre cuentan con un ejecutor que se queda en el cargo mientras la derecha gana tiempo para buscar al verdadero candidato que debe gobernar el periodo posterior.

En el 2009, en Honduras fue Roberto Micheletti quién se quedó como Presidente transitorio luego de sacar a Manuel Zelaya de su legítimo cargo. Pero duró poco. Se logró la interrupción democrática, se sacó al Presidente electo, y luego vino Porfirio Lobo por la vía electoral, y más tarde Juan Orlando Hernández. Algo similar ocurrió en Paraguay en 2012. Se dio el golpe contra Fernando Lugo, y Federico Franco se quedó en su puesto sin necesidad de acudir a elecciones. Pero éste no se iba a quedar por mucho tiempo porque la idea era abrir la cancha para que llegara rápidamente el verdadero candidato de la derecha, Horacio Cartes, para darle estabilidad al proceso de restauración conservadora.

Lo mismo es lo que sucede hoy en Brasil. Michel Temer fue el ejecutor del golpe contra Dilma Rousseff. Asumió el 31 de agosto del 2016 sin necesidad tampoco de acudir a las urnas para implementar un conjunto de medidas económicas neoliberales en tiempo récord. Privatizaciones y recortes que fueron ejecutados a gran velocidad para asentar las bases del nuevo modelo económico y social. Todo esto, unido a ser el verdugo más visible contra la democracia, le llevó a tener una popularidad por debajo del 10%. La ofensiva de la derecha es salvaje pero no estúpida. Por ello, ahora le toca sacrificar a Temer porque ya no sirve. Fue de usar y tirar.

Es por ello que el emporio O Globo, verdadero actor ordenador del Brasil, le hace la jugada para sacarlo rápidamente del tablero. La derecha necesita orden y estabilidad en Brasil, y por ello, se necesita un nuevo Presidente, resplandeciente e impoluto, con mayor respaldo popular. Temer hizo el trabajo sucio y ahora toca limpiarle la cara al golpe.

Y entonces ya se atisba a los nuevos candidatos para gestionar la ofensiva neoliberal con una cara más amigable. Uno, Joan Doria, y dos, Cármen Lúcia Antunes. El primero ganó elecciones el pasado octubre para ser Prefecto de Sao Pablo con un alto caudal de votos. Se presenta como representante de la pos política aunque tuvo algunos cargos públicos menores. Este supuesto outsider de la política, publicista, empresario televisivo y presentador de programas, parece que es el elegido por los mercados para dirigir a Brasil hacia el abismo. Seguramente no aceptará ser interino y querrá acudir a la batalla electoral. La otra persona elegida por el establishment es Cármen Lúcia Antunes, representante del aparato judicial, presidenta de la Corte Suprema, a quién le tocaría asumir mientras que se convoquen elecciones. Quizás, sea también la próxima candidata para cuando se abran las urnas.


De esta maquiavélica forma, se lustra la fachada democrática tras un golpe. Temer desaparecerá como por arte de magia como así lo hicieron Micheletti en Honduras y Franco en Paraguay. Este es el rol que tienen los operadores transitorios para poner fin al régimen democrático y abrir otro que debe aparentarlo. La nueva época golpista tiene sus propios manuales con su modus operandi. Temer ya cumplió su trabajo. Que pase el siguiente.



24 mayo, 2017

De cárceles y dignidades – Leandro Albani

El aislamiento, la tortura, los trasladados intempestivos, la negación a una defensa justa y a ver a sus familiares. Estos son los métodos que el Estado de Israel aplica desde hace casi siete décadas a los presos y las presas palestinas. Por eso, el pasado 17 de abril más de 1500 prisioneros encerrados en cárceles israelíes iniciaron una huelga de hambre indefinida, encabezada por Marwan Barghouti, dirigente del Movimiento Al Fatah, reconocido líder del pueblo palestino y, tal vez, el detenido palestino más peligros para Tel Aviv.
Desde su misma creación, el Estado israelí aplica una política de genocidio contra el pueblo palestino. No es una exageración, sino la confirmación de la naturaleza del sionismo, la ideología que rige al Estado desde 1948 y que, de manera permanente, niega no sólo los derechos más básicos de los palestinos y las palestinas, sino que rechaza que –alguna vez en la larga historia de la humanidad–, ese pueblo de mayoría árabe haya habitado la Palestina histórica.
Cuando la vida cotidiana en los territorios palestinos se vuelve, día a día, más crítica, los prisioneros tomaron esta decisión ante el rechazo por parte de Israel de mejorar sus condiciones de vida. Al iniciar la medida de fuerza, los presos políticos informaron que uno de los principales objetivos es poner fin a la detención administrativa, “figura legal” que Israel utiliza para detener a las personas, encarcelarlos por tiempo indefinido sin pruebas y negarles la asistencia de abogados. Las detenciones administrativas, está de más decirlo, no cumplen con ninguna ley internacional o respetan tratados judiciales aceptados por la mayoría de los países. 
Con la huelga de hambre, los prisioneros también demandan el fin del régimen de aislamiento, una asistencia médica completa dentro de los presidios, derechos de visita ampliados y el acceso a teléfonos públicos y medios de comunicación para informarse. 
Al comenzar la medida, Fedwa Barghuthi, esposa del líder de Al Fatah condenado a cinco cadenas perpetuas, resumió de forma clara que el reclamo apunta a “peticiones humanitarias previstas en el derecho internacional y reconocidas como parte de los derechos humanos”.


Sin inmutarse, el gobierno israelí de Benjamín Netanyahu desplegó toda su furia para intentar tapar una protesta que tiene una fuerte repercusión internacional. Gilad Erdan, ministro israelí de Seguridad Interior, fue el encargado de rechazar cualquier tipo de negociación con los palestinos. “Son terroristas y asesinos encerrados que reciben lo que merecen y no tenemos razones para negociar con ellos”, aseveró el funcionario. Aunque las denuncias contra el sistema penitenciario israelí se acumulan en los despachos de la Organización de Naciones Unidas (ONU), Erdan argumentó que “no hay razón para darles beneficios adicionales a los que ya tienen”. 
En la misma tónica negacionista, el 18 de abril pasado el ministro israelí de Inteligencia, publicó en su cuenta de Twitter que la “única solución” frente a la huelga de hambre “es ejecutar a los terroristas”. 
En la actualidad, Israel mantiene prisioneros a 6.500 palestinos, de los cuales 62 son mujeres y 300 menores de edad. De total de presos políticos, 500 se encuentran bajo el régimen extrajudicial de la detención administrativa. Como si fuera poco, entre los detenidos se encuentran 13 diputados palestinos a los cuales, por supuesto, Israel no les respetó su derecho a ejercer el cargo luego de ser elegidos en comicios democráticos en 2006.

Durante las décadas de ocupación israelí en los territorios palestinos, “cerca de un millón de palestinos han sido detenidos, torturados, humillados física y psicológicamente, y sometidos a condiciones duras y degradantes en las Bastillas del bárbaro colonialismo sionista”, denunció el propio Barghouti en una carta dirigida a los parlamentarios del mundo. 
El líder palestino, que iniciada la huelga de hambre fue trasladado a una celda de aislamiento, explicó que “la huelga de hambre de los prisioneros es un medio legítimo y pacífico para confrontar la violación de los derechos de los prisioneros”. Barghouti detalló que la medida de fuerza fue decidida “tras meses de desgaste de todos nuestros esfuerzos y todos nuestros intentos de conseguir nuestras legítimas demandas relativas a la detención administrativa arbitraria y colectiva de los palestinos, las torturas, las medidas punitivas ejercidas contra los prisioneros y la negligencia médica deliberada, así como la privación de las visitas de nuestros parientes y del derecho a comunicarse con ellos y el derecho a la educación, que son los derechos más básicos que deberíamos tener”.

En la carta, Barghouti señaló que “la ley israelí permite el colonialismo, el castigo colectivo, la discriminación racial y el apartheid” y que los tribunales de Tel Aviv, que forman parte de la “ocupación militar colonial”, han condenado “a los palestinos con una proporción que llega hasta el 90-99 por ciento”. 
“Esto es un apartheid judicial que condena la presencia y firmeza palestina y al mismo tiempo da inmunidad a los israelíes que cometen crímenes contra nuestro pueblo”, sintetizó el dirigente de Al Fatah en la carta. 
La huelga de hambre que encabezan los palestinos y las palestinas es una de las denuncias más visibles y claras de la política represiva israelí. Como sostiene el historiador judío Ilan Pappé, las categorías conocidas para definir los métodos de Tel Aviv contra el pueblo palestino no alcanzan. Términos como apartheid, ocupación, colonización ya quedan desactualizados, por eso Pappé afirma que Israel comete una “genocidio progresivo”, con la venia de las grandes potencias, principalmente Estados Unidos y la Unión Europea.

Los presos y las presas palestinas no sólo se encuentran entre rejas, sino que el sistema carcelario israelí se expande en Cisjordania y, sobre todo, en la Franja de Gaza, un territorio de apenas 360 kilómetros cuadrados en el cual habitan casi dos millones de personas. Bloqueada, asediada y bombardeada, la Franja sobre el mar Mediterráneo es, sin dudas, la demostración fehaciente del poder represivo de un Estado moderno que mantiene en la opresión cotidiana a una población. 
“Algunos pueden creer que este es el fin y que nosotros pereceremos aquí, en este confinamiento solitario –escribió Marwan Barghouti-, pero yo sé que a pesar de este aislamiento cruel no estamos solos, sé que millones de palestinos y otros en diferentes lugares del mundo están con nosotros respaldándonos y les digo a todos que tendremos un encuentro, así como tendremos una cita con la libertad”. 
Ese encuentro y esa cita son un desafío para quienes observan, indignados y rabiosos, el dolor del pueblo palestino. 
Fuente: El Furgón

23 mayo, 2017

"La situación está lista y cuando EE.UU. lo desee va a comenzar la guerra en Venezuela" - Thierry Meyssan



Es significativo, a la par que obsceno, que la primera visita del presidente Trump haya sido a esos dos templos del terrorismo que son Arabia Saudita e Israel, principales socios de la política imperialista estadounidense.
El siguiente vídeo viene a corroborar la tesis sostenida por Thierry Meyssan.


Y unos mapas que muestran, a quienes aún no lo tengan claro, cuál es el enemigo y cuales sus intenciones.


Bases militares US alrededor del mundo

Despliegue militar US en el Caribe


21 mayo, 2017

"Será demasiado tarde para llevar a los responsables ante la justicia" - Bashar Ja’afari

Párrafos extraídos de la intervención del embajador permanente de Siria en la ONU Bashar Ja’afari, en la conferencia “Securing World Peace Through Embracing the Common Aims of Mankind”, que tuvo lugar en Nueva York el 10 de septiembre de 2016.
Transcripción completa en inglés aquí.
Traducción: Arrezafe


Sé que a veces la política puede resultar tediosa para los oyentes. Sin embargo, la cuestión es muy importante. No se trata sólo de Siria, se trata de todos nosotros. Se trata de los EE.UU., se trata de Siria, Irak,  de Oriente Medio, de la totalidad del Oriente Medio y del mundo entero.
[…]
La historia nos ha demostrado que las mentiras no son y no pueden ser eternas. Hoy día, sabemos a ciencia cierta que muchos episodios trágicos de la historia se basaron en mentiras, que no tenían fundamento alguno. Podría compartir con ustedes cientos de ejemplos acerca de lo que estoy diciendo, todos ellos derivados de la propia ONU, de las Naciones Unidas, donde represento a mi país. Tenemos de hecho mucha, demasiada información para compartir con ustedes. Podríamos hablar acerca de lo que está pasando en el mundo en general o en Siria en particular, durante horas, durante días, y se sorprenderían, porque nunca se ha oído nada sobre esta información que voy a compartir con ustedes.
[…]
Nos encontramos hoy […] recordando la tragedia del 11 de septiembre. Fue uno de los días más tristes y graves en la historia de los Estados Unidos. También fue una lección dura y difícil para todas las naciones y gobiernos aprender que el terrorismo no conoce fronteras o identidades y que, por lo tanto, no debe ser justificado, protegido o encubierto. Digo esto porque el senador  Black dio, de alguna manera, algunas pistas sobre los vínculos saudíes en los eventos del 11S. Más adelante trataré brevemente sobre este tema. Quince de los diecinueve terroristas que realizaron los ataques del 11S, eran saudíes, no eran sirios, ni iraquíes, ni argelinos: eran saudíes.

Estos mismos saudíes se formaron en lo que se denomina, comúnmente hablando, el wahabismo, que proviene del nombre del fundador de esta escuela de pensamiento, Mohammad Abdul Wahhab (1703-1792). Abdul Wahhab apareció de repente en Hiyaz, antiguo nombre de Arabia Saudita, que es en realidad un nombre falso. Arabia Saudí es un nombre falso del país, ya que significa ‘de la familia Saud'; o sea, es como si cambiásemos el nombre de su propio país por los Estados Unidos de Obama. Así que esta familia robó el nombre del país y lo transformó para adaptarlo a sus propósitos radicales. Eso ocurrió a finales del siglo 18.

Lo curioso de la historia es que, esta escuela de pensamiento fue creada, auspiciada y respaldada por la inteligencia británica de la época. Fue la inteligencia británica la que facilitó la creación de este movimiento radical en el Islam. A propósito, ustedes saben, por supuesto, cómo actúan los británicos: nada es gratis.

En 1802, los seguidores de este chiflado [Abdul Wahhab] se movieron hacia Karbala, en Irak. En Karbala atacaron los santuarios de los musulmanes chiíes, y en Damasco, en 1810, trataron de invadir la ciudad, pero los sirios los detuvieron y los derrotaron en las murallas de la ciudad. Luego se retiraron y regresaron al lugar de donde vinieron.

Les estoy dando estos antecedentes para demostrar que este perturbado movimiento [wahhbista] no es un recién llegado. Ha estado allí desde hace siglos, un par de veces protegido por los británicos, y luego por los estadounidenses. No porque a éstos les guste, sino debido a que su locura se ajusta a sus agendas.

La manipulación del Islam

El Islam no es Arabia Saudita. En Damasco, en la mezquita de Damasco, llamada Mezquita de los Omeyas, en el centro, en el corazón mismo de ella, que es la mezquita más grande de Siria, tenemos la capilla de San Juan Bautista. La tumba de San Juan Bautista se encuentra en medio de la mezquita, donde musulmanes y cristianos rezan sus oraciones.
[...]
Estamos orgullosos de lo que somos, tanto si somos musulmanes como si somos cristianos, pero no estamos dispuestos a asumir la locura de los saudíes. Nosotros no compartimos, en absoluto, sus conceptos sobre la religión.

Por cierto, lo qué ISIL [Islamic State of Iraq and the Levant] y todos estos grupos fanáticos que operan en Siria e Irak están haciendo es decapitar a muchachos, mujeres y niñas, práctica que han heredado de los wahabíes. A día de hoy, damas y caballeros, en Arabia Saudí, tras la oración del viernes decapitan a la gente en la plaza pública. En la misma Arabia Saudita, todos los viernes después de la oración decapitan gente en la plaza pública mediante la espada. Así que la historia no es nueva. ISIL no es un recién llegado, ISIL ha estado allí durante siglos representada por los saudíes. Y es por eso que ellos los están protegiendo y enviándoles armas y dinero.

El Pestilente de los Estados Unidos danzando histriónicamente
con los terroristas corta cabezas y lapida mujeres
(Aquí los DDHH ni se mencionan)

La mayoría de nosotros creímos que, después de ese día negro del 11S, habría unidad y apoyo internacional contra el terrorismo. Si recordáis, todos éramos optimistas en aquel momento, por fin juntos para luchar contra los terroristas. Todas las naciones lucharían juntas contra los terroristas, contra sus partidarios, contra sus patrocinadores y contra sus líderes inspiradores. Por desgracia, lo que sucedió después fue la invasión de Irak. Así que, si los saudíes atacaron las torres gemelas de Nueva York, ¿por qué ir después contra Irak? ¿Si la razón principal fue vengar lo que ocurrió el 11S y todos sabíamos -y todos sabemos- que se trataba de una conspiración Saudita, por qué atacar, pues, a Irak? Irak es un país laico, como Siria. Siria, Irak y Argelia son los tres únicos gobiernos seculares en el mundo árabe. Irak está fuera de ese marco ahora, Irak se ha convertido en un centro del terrorismo internacional tras la libertad propiciada por George Bush.

En Argelia, ¿saben?… En Argelia lo intentaron a principios de 1990. Les enviaron a una temprana primavera árabe, pero fueron derrotados, gracias a Dios. Por lo tanto, sólo queda Siria. Siria y Egipto. Egipto recientemente, tras la expulsión de Morsi, que pertenece a la misma familia del movimiento radical islámico. Porque no se trata del Islam, se trata de movimientos radicales pretendiendo, alegando, que representan al Islam, pero no lo representan.

El Islam se ha convertido en un gran negocio para la manipulación. Todo el mundo hace negocios a costa del Islam. Sale muy barato y vamos a tratar de explicar por qué. […] Se trata de un asunto de dimensiones geopolíticas, de rivalidades, de competición y de dominio.

Como hemos dicho, lo que por desgracia ocurrió después fue la invasión de Irak, bajo el mismo pretexto de la lucha contra el terrorismo. Esa era la sarcástica parte de la historia. Cuando George Bush invadió Irak, dijo que lo hacía para combatir el terrorismo y para deshacerse de las supuestas armas de destrucción masiva. De nuevo otra mentira. Lo sabéis. Vosotros lo sabéis, lo sabéis y permitidme que os cuente esta historia. Soy testigo, trabajo en la ONU y sé de lo que estoy hablando porque yo estaba allí. Una historia que ninguno de vosotros habréis visto en los medios de comunicación, como señaló el senador Black.

Bremer hace el trabajo sucio

Después de la invasión de Iraq, las Naciones Unidas, en ese momento bajo la presión de Tony Blair y George Bush, envió lo que llamamos una comisión de investigación, denominada Comisión Especial, encabezada por un científico sueco, Hans Blix, para encontrar las armas de destrucción masiva en Irak. El propósito era mostrar a la llamada comunidad internacional que la invasión de Irak se basaba en hechos. Hay armas de destrucción masiva en Irak, y hemos de conseguir encontrarlas y mostrárselas a la comunidad internacional.

Así que, formaron esta comisión de investigación y la enviaron a Irak. Por supuesto, cuando digo “comisión”, se trata de cientos de personas todas pagadas con fondos del gobierno iraquí, con los fondos iraquíes congelados por las Naciones Unidas. Billones de dólares gastados en las actividades de esta comisión a expensas del pueblo iraquí. ¿Cuánto tiempo empleó esta comisión? De 2003 e incluso antes, hasta 2008. En 2008 estaba a punto de cerrar la investigación porque la mentira se había vuelto demasiado grande e indigerible.

De modo que, reunieron al Consejo de Seguridad y pidieron a la Comisión que presentara su informe final. Pero el sarcasmo de esta historia es que en dicho informe final no consta ningún indicio de que Irak tuviera armas de destrucción masiva. Sin embargo, la comisión no sería capaz de decir: “Señores miembros del Consejo de Seguridad, lo sentimos, no hemos encontrado nada en Irak”. Eso iría en contra de la principal corriente de propaganda mediática difundida por George Bush y Tony Blair en aquel momento.

Así que, todo el mundo estaba acorralado en el Consejo de Seguridad: Necesitaban cerrar el expediente porque se había vuelto "demasiado costoso" y era hora de poner fin a todo este asunto. ¿Qué hacer?

Concertaron una reunión del Consejo de Seguridad a medianoche. ¡A medianoche! No había nadie, excepto los quince miembros del Consejo de Seguridad. Al cabo de unos minutos, el presidente dio por concluida la reunión y dijo: "Apoyamos el informe de la comisión", sin decir nada acerca de si encontraron algo o no encontraron nada. El asunto estaba finiquitado.

Ahora bien: ¿Qué hacer con los archivos de la comisión? Los archivos… ¡un gran escándalo! El Consejo –damas y caballeros, escuchen atentamente– decidió introducir dichos archivos en cajas fuertes resistentes al fuego, provistos de cerraduras digitales cuyo código sólo el Secretario General conoce. Eso fue lo primero. Lo segundo: a partir de ese momento, esas cajas fuertes bloqueadas no se volverán a abrir hasta 60 años [lamentos de la audiencia]. Estoy seguro de que vosotros no habéis oído esta historia. Nadie os hablará de ella. Esto es lo que pasó. Esta es la forma en que liquidaron la investigación acerca de por qué Irak fue invadido. Ahora bien, ninguno de nosotros en esta sala puede esperar 60 años para, al fin, descubrir la gran mentira que tuvo lugar entonces. Será demasiado tarde para llevar a los responsables ante la justicia. No habrá George Bush, no habrá Tony Blair.

Durão Barroso, Tony Blair, George Bush, JM. Aznar
CRIMINALES

Habrá tres millones de iraquíes muertos, un millón de viudas, millones de iraquíes sin padre y millones de iraquíes refugiados, Irak totalmente destruido y cientos de miles de millones –los activos iraquíes en el extranjero– evaporados, al igual que los de Libia. Nadie sabe dónde está todo ese dinero.

El resultado de la invasión de Iraq fue, como dije, la matanza de millones de civiles, la destrucción de su infraestructura y un estado fallido. Y más importante aún, la transformación de Irak en un centro del terrorismo yihadista internacional.

Digo esto porque todos los llamados ISIL, todos ellos, se engendraron en las cárceles estadounidenses en Irak. Todos ellos, todos, fueron custodiados por soldados estadounidenses. Así que, sabían lo peligrosos que eran y no actuaron en consecuencia. ¿Por qué? Debido a que Bremer insistió en dividir Irak y hacer de él una base confesional, sectaria, religiosa. Los iraquíes han vivido juntos durante miles de años, hasta que el señor Bremer vino y descubrió que no debían continuar así. Tenemos que dividir el país, tenemos que dar una parte a los sunitas, a continuación una parte a los chiitas, después una parte a los kurdos, otra parte a los asirios y así sucesivamente. ¿No es eso como decir a los iraquíes que han estado estúpidamente engañados por coexistir durante miles de años antes de la llegada de Bremer?

Paul Bremer
Otro CRIMINAL

Hoy, después de seis años, mi país, Siria, todavía sufre la guerra terrorista más feroz de la historia reciente de la humanidad. Esta guerra bárbara sin precedentes refleja el amargo hecho de que el terrorismo sigue siendo privilegiado con refugios seguros, recursos, dinero, algunos apoyos gubernamentales bien conocidos y el crecimiento de ideologías terroristas amparadas en todo el mundo. ¿Por qué digo esto? Porque no sería tan fácil para un terrorista salir de Sydney, Australia, tomar un vuelo –cambiar el vuelo tres veces, obtener cinco visas, visa de Tailandia, de Indonesia, camboyana, lo que sea– y luego encontrarse a sí mismo en el aeropuerto de Estambul, en Turquía, donde un grupo de personas vendría a darle la bienvenida a su llegada y a escoltarlo a la frontera turca con Siria. Entonces alguien le dará dinero y armas, y facilitará su ingreso a Siria.

Criminales con billetes de ida

Este no es un turista, es un terrorista conocido de antemano por los servicios de inteligencia australianos, antes de partir. Por desgracia, algunos gobiernos lo tienen calculado, ya sabes, tenemos esta basura en nuestras sociedades, vamos a exportarla a Siria. Vamos a deshacernos de ella enviándola a Siria y a Irak, donde maten sirios o sean matados por éstos. El caso es que nos vamos a deshacer de ellos porque son una carga para nuestras sociedades.

El problema comenzó cuando algunos de estos terroristas que, en efecto, mataron sirios e iraquíes, cambiaron de opinión y quisieron volver a Australia, Bélgica, París, Londres, Alemania, EE.UU., Canadá… Y eso sí era un gran problema, ya que cambiaba el escenario totalmente. La idea inicial era que esta basura no debía volver. Pero comenzaron a regresar, y la democracia occidental no es capaz de impedirlo. ¿Cuál era pues la solución? La solución fue que el primer ministro británico, el primer ministro de australiano, el primer ministro belga y el presidente francés, decidieron retirar la ciudadanía a estos terroristas, caso que se atrevieran a volver.

¿Qué significa eso? Eso significa que, ya sabéis chicos, seguid matando sirios hasta la muerte, pero ni se os ocurra pensar en volver. Y esto es lo que está pasando ahora en Siria. No pueden volver al lugar de donde vinieron porque perdieron sus derechos de ciudadanía.
[...]
Cuando la CIA parió la bestia del integrismo islámico.
2 de febrero de 1983, el presidente Ronald Reagan, recibe, en el Despacho Oval de la Casa Blanca, en Washington, a los líderes de los llamados "Luchadores por la libertad", integristas radicales islámicos financiados y armados por la CIA. Los mujahidínes (o muyahidines) en el Islam son los combatientes de la Yihad (guerra santa). Fue el origen de Al-Qaeda y de los talibanes afganos, que con el tiempo se volverían contra EE.UU. Ronald Reagan en aquella reunión oficial dijo de los futuros talibanes allí presentes: "Tienen la misma altura moral que los padres fundadores de los Estados Unidos de Norteamérica".

[…]
El pueblo sirio sufre un terrorismo que está apoyado por los regímenes de países bien conocidos, como Qatar, Turquía, Francia, y la familia wahabí de Arabia Saudita. No necesito recordar aquí el papel fundamental de la familia Saudita, que apoyó y financió a los terroristas que cometieron el crimen brutal de 11S, como dije al principio. Pero no hay que olvidar el peligroso papel de sus prehistóricos clérigos, que todavía inspiran a los terroristas con las ideas de la yihad y el odio a otras religiones y etnias en todo el mundo.

Otra historia. Yo era el embajador de mi país en Indonesia, el país islámico más grande del mundo, 235 millones de musulmanes. Pero este país está compuesto por 17.000 islas, por eso lo llamamos el archipiélago malayo. No es una isla, es un archipiélago, un gran número de islas. En una de nuestras reuniones, le conté esta historia al senador Black. Cuando llegué por primera vez en Jakarta, me sorprendió que todos los viernes, después de la oración, miles de niñas y mujeres jóvenes se reunieran frente a la Embajada de Arabia Saudita en Yakarta. Le pregunté al embajador de Arabia, “¿Qué está pasando, embajador? ¿Por qué estas personas se reúnen frente a la embajada?”

Principios sagrados

El me respondió: “Sabe, embajador, estas personas me están provocando un serio quebradero de cabeza todos los viernes. Todas esas mujeres se reúnen llevando a sus bebés y coreando consignas, clamando por sus derechos en su propio idioma”, algo que yo no podía entender en ese momento.

Pero ocurría que esas mujeres eran víctimas por el motivo siguiente. Hay empresarios y clérigos saudíes que van a Indonesia por cortos períodos de tiempo, para hacer negocios, empresarios que pasan allí veinte días o máximo un mes. Como necesitan tener relaciones sexuales con las indonesias y son “tan religiosos” ¿cómo pueden hacerlo? Van a pequeños pueblos donde la gente es extremadamente pobre, pero muy honesta, y se casan con chicas de doce o trece años de edad, cuya dote es de sólo 100 dólares. Por lo que dan al padre 100 dólares y éste les entrega a su hija, pensando que entregarla a alguien que viene de la Tierra Santa del Islam, es ya en sí una fortuna.

El tipo toma a la chica veinte días, dos semanas, tres semanas o el tiempo que sea, y luego se divorcia antes de irse porque ya no la necesita. La niña queda embarazada y tras nueve meses tiene un bebé, pero el bebé no tiene padre ni documentos que acrediten su identidad, y sin documentos ella no puede registrar al bebé. Miles de jóvenes mujeres indonesias se encuentran en esta situación cada año.

Hablé con el embajador. “Usted debería hacer algo. Esto daña su imagen, quiero decir, no puede usted permitir esto”. Me dijo, “Sabe, Bashar, tengo en la embajada una persona denominada ‘agregado religioso’, al igual que hay un agregado económico, uno cultural, otro militar… Es decir, un tipo a cargo de los asuntos religiosos, que tienen esta función específica. Y este agregado religioso es más fuerte que yo. De modo que, no puedo hacer nada. Soy el embajador, pero no puedo hacer nada para detener esta hemorragia”. Eso fue en 1999.

En ese momento, el régimen saudí gastaba 3 mil millones de dólares en la educación de los imanes wahabíes de Indonesia: 3 mil millones por año para educar a los imanes wahabíes de Indonesia en los pequeños pueblos. Esta es, por desgracia, la razón de que hoy tengamos en el sudeste asiático, el mismo ISIL que tenemos en el Oriente Medio. Ellos llevaron a cabo el atentado de Bali, si ustedes recuerdan, y la serie de explosiones en los hoteles de cinco estrellas en Yakarta. Esto es lo que los saudíes son.

Yo mismo soy musulmán y me siento orgulloso de serlo, pero no tengo nada que ver con esta basura. Nada.

Esperamos que la legislación, presentada ayer en la Cámara de Representantes, que ya ha sido aprobada en el Senado, permita a las familias de las víctimas del 11S demandar a la Familia Real de Arabia Saudita [risas] ante los tribunales de Estados Unidos. Ustedes saben bien lo que esta Familia Real hace en los hoteles de California y Nueva York.

Esperamos que esto suponga un giro en la política exterior estadounidense en la lucha contra el terrorismo internacional y sus responsables. Por otra parte, esta guerra terrorista contra Siria va acompañada de políticas occidentales dirigidas por la administración de los Estados Unidos y Gran Bretaña, basadas en la violación del derecho internacional y de la Carta de las Naciones Unidas, violando la soberanía del país y actuando en contra de la voluntad e intereses del pueblo sirio.

El senador Black ya trató sobre este tema, pero me gustaría añadir lo siguiente. Que desde el inicio de la crisis, en 2011, el Consejo de Seguridad aprobó y adoptó dieciséis resoluciones sobre Siria. Ahora tenemos dieciséis resoluciones sobre Siria adoptadas por el Consejo de Seguridad. Todas estas resoluciones empiezan con el siguiente párrafo en el preámbulo: “El Consejo de Seguridad reitera la confirmación de la soberanía de Siria, la integridad territorial de Siria, la independencia política de Siria, el principio de no interferencia en los asuntos internos de Siria...” Todas estas bellas expresiones de Tom y Jerry están en el primer párrafo de cada resolución. ¡Y quién viola estos principios sacrosantos!, los mismos que avalan las resoluciones. Las mismas personas influyentes en el Consejo de Seguridad son las que están violando estas bellas formulaciones.

Una investigación de la ONU

[…]
Relataré esta historia cronológicamente, a partir de octubre de 2012, para que puedan comprender el mensaje. El primer ataque en Siria con uso de gas tóxico tuvo lugar cinco meses después, en marzo de 2013, en Khan al-Assal, una pequeña ciudad en las afueras de Alepo. Sin embargo, en octubre de 2012, algunos de los comúnmente denominados “activistas de la oposición siria” establecieron en Turquía una oficina a la que llamaron ‘Oficina de Documentación sobre el empleo de armas químicas en Siria’. Esta oficina se estableció cinco meses antes de que nada relacionado con el tema de las armas químicas ocurriera en Siria. Y, de repente, la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ), sita en La Haya, en los Países Bajos, dio a este centro no gubernamental estatus consultivo, lo que significa que lo respaldó como órgano consultivo de la OPAQ en cuestiones químicas.

Nosotros no entendimos por qué lo hizo, porque no esperábamos lo que iba a suceder cinco meses más tarde. Entonces, en marzo de 2013, atacaron Khan al-Assal en Alepo, utilizando gas químico y mataron a 18 soldados sirios. Por supuesto, la CNN no hablaría de ello. Pero 18 soldados sirios murieron de asfixia en este ataque.

Inmediatamente Al Jazeera, el canal qatarí, comenzó a propagar rumores de que el ejército sirio utilizó armas químicas. Así que, ¡el ejército sirio utilizó armas químicas contra sí mismo! ¡El ejército sirio mató a 18 oficiales y soldados de sus propias tropas!

Simultáneamente, una serie de ataques similares tuvo lugar en Siria. Tengo los nombres, ustedes no están familiarizados con los nombres, así que no voy a entrar en estos detalles. Carla da Ponte, italiana que fue miembro de la Comisión Independiente de Investigación de las Naciones Unidas sobre Siria, dijo que fueron los grupos armados de la oposición los que utilizaron armas químicas en el ataque contra la ciudad de Khan al-Assal, en Alepo. Esta señora fue cesada inmediatamente.

Llegamos entonces a la historia de la Línea Roja, establecida por el Presidente Obama. Porque, una vez más, tras este ataque en Khan al-Assal, recibí instrucciones el mismo día se produjo el ataque, el mismo día.Ocho horas después del incidente, fui yo mismo a la oficina del Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon . Le pedí que yudara al gobierno sirio (a) verificando si se utilizaron o no armas químicas en Khan al-Assal, y (b) que se identificara a los autores. Esto es lo que pedí a Ban Ki-moon ese día.

El tipo fue muy agradable, como ustedes saben. Me pidió que le diera un poco de tiempo para consultar con los chicos buenos del Consejo de Seguridad. Así que consultó con los chicos buenos y regresó, dos o tres horas más tarde, y me dijo lo siguiente: “Sr. Embajador, informe a su gobierno que voy a ayudar a su país verificando si se utilizaron armas químicas o no en Alepo. Pero, lo siento, no puedo ayudarle en la identificación de los autores”.

Desde el primer día, ellos ¡sabían quién lo hizo! Pero no quieren revelar la identidad de los autores. Les dijimos: "De acuerdo, sabe qué, señor Secretario General, ayúdenos a verificar si se utilizaron armas químicas o no". Tardaron cuatro meses y once días en enviarnos un equipo de investigación, encabezado por un conocido científico sueco, el Dr. Ake Sellström. A él y al Consejo de Seguridad les tomó cuatro meses y once días, enviar un equipo para investigar si se usaban armas químicas en Alepo. Sabido es que, con este tipo de armas, las huellas se evaporan. No se pueden rastrear después de un par de días, desaparecen.

La Línea Roja de Obama

Más importante aún, después de cuatro meses y once días, el 18 de agosto el Dr. Sellstrom llegó a Damasco y el presidente Obama pronunció el 20 de agosto el discurso en el que señaló la “Línea Roja”. El Dr. Sellstrom estaba en Damasco en ese momento, camino de Alepo para investigar lo acaecido en Khan al-Assal. Todavía estaba en la puerta del hotel, subiéndose al coche, cuando oímos que otro ataque químico tenía lugar a las afueras de Damasco. De repente, casualmente, ¡otro ataque en los suburbios de Damasco! Eso se hizo para desviar la atención de Khan al-Assal hacia otro lugar, porque, desde el principio, no querían que nadie investigara lo que ocurrió en Khan al-Assal. Así que, la mejor manera de hacerlo era desplazar el foco de atención a otro lugar creado a tal fin.
[…]
¿No es paradójico que Obama da su advertencia y dispone su Línea Roja el 20 de agosto, y luego 'casualmente', el día 21 se producen los ataques químicos en los suburbios de Damasco? Como si alguien estuviera tratando de decir, “Sabe, señor Presidente, han cruzado la línea. ¡Hay que castigarlos! Hay matar al presidente Assad de la misma manera que su predecesor mató a Saddam Hussein”. ¿No es de chiste? Quiero decir, ¿quel gobierno sirio utilice armas químicas mientras el Dr. Sellström se haya en Damasco? 
[…]
Como embajador de mi país, me esfuerzo en compartir esta información con los medios de comunicación acreditados ante las Naciones Unidas. ¿Pero saben que? Cada vez que aterrizo en el Consejo de Seguridad, donde suele haber entre 50 y 100 periodistas acreditados de todo el mundo, ¡50 de ellos desaparecen al instante! debido a que no quieren oír, porque saben lo que voy a decir y no quieren informar de ello. Al escucharme, estarían de alguna manera obligados a informar, por lo que el mejor modo de evitarlo es mediante el boicot, no estando allí.

Digo esto porque mucha gente, muchos embajadores ante las Naciones Unidas, vienen y me dicen: “Sabe, Bashar, tiene usted razón. Su gobierno tiene razón, sabemos la verdad, pero no podemos decirla. Usted sí puede, bendito sea, pero nosotros no”. Así que la máscara ha caído. La verdad está ahí. A poco que escarben encontrarán escándalos que tienen lugar en estas Naciones Unidas. No es lugar para mantener la paz y la seguridad, es lugar para demoler la paz y la seguridad, para desestabilizar las sociedades. Es muy fácil, muy fácil destruir un país desde las Naciones Unidas.

Muchas gracias.
______________________________________________